Gastronomía Marroquí

La cocina marroquí es sin dudarlo, de una gran riqueza y diversidad. Reúne de un modo refinado las legumbres y los frutos impregnados de sol, especias extraordinarias y perfumadas con carnes sabrosas, pescados y mariscos . He aquí los principales platos marroquíes, que debes probar sin falta:

El couscous es el plato típico por excelencia en Marruecos

COUSCOUS: Es el plato por excelencia de la gastronomía marroquí. Sus ingredientes básicos son la sémola de trigo, carne (pollo o cordero), verduras, legumbres y especias. Podrás degustar mil coucous diferentes, ya que varían según las regiones y la creatividad de la cocina.

BROCHETAS: Pinchos  de carne (cordero, pollo, ternera) adobada con especias y cocidos a la brasas. Se suele servir con salsa harissa o tomate rallado.

El tajine es el recipiente en el que se cocinan gran parte de los platos marroquíes, y que da nombre al plato

TAJINE: Se denomina así tanto al contenido como al recipiente.  Aquí se cocina carne, pollo o pescado, acompañado de verduras frescas estofadas y especiadas. Los más demandados son el de cordero con ciruelas, pollo con verduras y olivas, o pescado con verduras y limón.

KEFTAS: Bolitas de carne picada de vaca o cordero, mezclada con especias y en ocasiones con cebolla. Se toman a la brasa, en brochetas o cocinadas en el tajine con verduras o tomate.

KAHLIA: Tajin de cordero acompañado de huevo escalfado, cebolla, tomate, pimientos y aromatizado con 44 especias diferentes.

MECHUI: Cordero asado en asador o al horno.

PASTELLA: Fina pasta de hojaldre, rellena de pichón y de almendras. Es un plato donde se mezcla el dulce con el salado.

La harira, sopa de legumbres típica marroquí, es excelente por su alto nivel nutritivo

HARIRA: Es la sopa marroquí por excelencia. Aunque se consume durante todo el año, es especialmente apreciada durante el mes de Ramadan por su alto poder nutritivo. Elaborada a base de carne de cordero, tomates, legumbres (lentejas y garbanzos), apio y fideos. Se come con una cuchara larga de madera con forma de cuenco.

BISSARA: Puré de habas con aceite de oliva. Es un plato muy popular.

HARISSA: Salsa picante de pimientos rojos ahumados, ajos, especies y aceite de oliva.  Se sirve a parte como acompañamiento.

MSEMEN: Tipo de pan plano, similar a los crépes. Se sirve en los desayunos y meriendas con té. Hecho a base de sémola, harina, agua, aceite y mantequilla, se come acompañado de miel, mermeladas o queso.


BAGHRIR:
Pequeños panecillos de nido de abeja, similares a las tortitas. Se pueden servir con cualquier cosa (mermelada, chocolate, nata) pero la forma tradicional es con mantequilla fundida y miel.

CHEBBAKIA: Pasteles elaborados a base de tiras de masa con semillas de anís y azahar, fritas en aceite, recubiertas de miel y sésamo o almendras. Dulce muy consumido durante el mes de Ramadán por su alto poder nutritivo.

te

 TE A LA MENTA: Té verde servido con menta o hierbabuena y muy azucarado. Sirve para tranquilizar, reanimar, entonar; se toma por la mañana, después de las comidas y a cualquier hora. Es un placer que no se rechaza jamás. El té con hierbabuena es la bebida habitual, tomándose varias veces al día.

ALIMENTOS A TENER EN CUENTA EN MARRUECOS

PASTELERIA: Es muy rica y diversa. Existen infinidad de pasteles de miel, grano de gacela, feggas con almendras, uvas pasas, almendra y sésamo. Aunque son de pequeño tamaño, son contundentes.

FRUTOS SECOS:  Los dátiles, higos, orejones, ciruelas, son de una calidad excelente. Pistachos, almendras, cacahuetes, etc… los encontrarás tostados, al natural, garrapiñados, y sobre todo exquisitos.

PESCADOS Y MARISCOS: Fritos, en tajine o a la brasa, son de excelente calidad, dada la condición que tiene Marruecos de país atlántico y su tradición pesquera.

CARNES: Cordero, vaca y pollo son las habituales. En determinados lugares podrá degustar también el camello. Los fiambres y embutidos que sirven están elaborados con aves o vacuno.

ENSALADAS: Hay todo tipo de ensaladas: patata, arroz, pasta, hortalizas (tomate, pepino, remolacha). Es habitual que sirvan una gran fuente con los diferentes tipos de ensalada separados y con una presentación exquisita. Las olivas se aliñan de diferentes formas dependiendo de la zona. Son de sabor fuerte y se sirven de aperitivo o acompañamiento de las comidas y bebidas.

ZUMOS Y BATIDOS: Los zumos y batidos abundan en el país, ya que son refrescantes y no contienen alcohol. El zumo más habitual es el de naranja sólo, o combinado con pomelo o limón.

VINOS: Meknes es el centro de su industria vinícola. Pese a ser un país musulmán, la influencia francesa se nota en sus vinos.  Blancos, tintos y rosados, poco conocidos en el mundo occidental, son siempre una sorpresa para el visitante. Merece la pena probarlos.

Deja un comentario